“Al pintor de El Faiyun, no se le llamaba para que hiciera un retrato, tal como lo entendemos hoy, sino para que plasmara a su cliente, hombre o mujer, mientras le miraba”.

Dios lo ve. Oscar Tusquets